Loading...

Cita a ciegas con un libro

Home / Actualidad / Cita a ciegas con un libro

Este es uno de los mensajes más misteriosos que he recibido nunca. Me sugieren una cita a ciegas. Me indican dónde y a qué hora tendrá lugar el encuentro. Incluso se atreven a sugerirme un particular atuendo que yo podría vestir para acudir a la cita… ¿Quién me envía el mensaje? Procede de uno de los grupos de lectura a los que sigo la pista. ¿Con quien es la cita..? No sé aún su título, ni  sé el nombre de su autor o autora, pero lo que sí sé es que la cita a ciegas es con un libro.

Reconozco que me sorprende y que me resulta original y tremendamente sugerente. La invitación que recibo vía mensaje en mi teléfono móvil es una vuelta de tuerca más a una iniciativa que lleva años triunfando en Estados Unidos y en otros países bajo el título de “Cita a ciegas con un libro/ Blind Date with a book”. Una especie de juego para amantes de la lectura que se extendió a raíz de la idea que tuvo una biblioteca pública de Los Ángeles, en California, con el objetivo de promocionar entre sus usuarios libros interesantes y de calidad. Se trataba de desempolvar libros que no eran atractivos a priori, o bien por la portada o bien porque no eran novedades y, por lo tanto, terminaban siendo menos solicitados que otros. Una cura contra los “patitos feos” de las estanterías, vaya.

La idea tuvo tal éxito que se extendió como la pólvora por otros lugares de Estados Unidos, saltó a Australia y a Europa y ya son miles los lectores que han experimentado la magia de tener una cita a ciegas con un libro. Y no solo en las bibliotecas. También las librerías suelen acudir a este tipo de promoción de vez en cuando, en especial en fechas marcadas en el calendario, como San Valentín.

La cita a ciegas lectora es ya una actividad que se lleva a cabo en algunas bibliotecas de nuestro entorno, pero para quien no esté familiarizado con este tipo de sugerencias:

¿Cómo funciona la idea? En realidad es muy sencillo porque es un método que básicamente usa la imaginación para borrar de un plumazo los juicios precipitados, incluso los prejuicios y las falsas impresiones que podemos tener sobre un libro. ¿Quién no se ha dejado llevar alguna vez por la atractiva y sugerente portada de un libro a la hora de decidir su lectura, sin prestar apenas atención al autor, al tema o a la calidad del libro? A mí me ha pasado y a veces me he arrepentido de dejarme engatusar por el envoltorio y no prestar más atención a otras cualidades de la lectura en cuestión.

Es precisamente eso lo que se pretende evitar con esta idea: quedar eclipsados por la portada, el diseño del editor, el título o incluso el nombre del autor o autora. Hay muchos más elementos que nos permiten acceder al libro desde un ángulo más misterioso, pero no por ello menos certero y atractivo.

La clave es envolver los libros en papel marrón (tipo kraft), colocarles algún lazo o cordón que mantenga el envoltorio sellado y luego se puede o bien escribir directamente sobre el papel o bien añadir algún tipo de etiqueta o adhesivo describiendo algunas de las características del libro. Las opciones, una vez más, quedan al gusto y a la imaginación de quien se encargue de preparar la cita a ciegas. Se puede escribir una cita que incluya una opinión profesional sobre el libro, se pueden escribir varios adjetivos que describan el libro, escribir la primera frase del texto o dar pistas sobre la época en que transcurre, el lugar geográfico o la temática. Vale todo con tal de no ser demasiado explícitos y mantener el misterio al mismo tiempo que crear expectativa y servir de “gancho” para la lectura.

En la biblioteca de Los Ángeles donde echaron a andar esta idea pegaban sobre el envoltorio de los libros una etiqueta con el siguiente texto: “Coge este libro, llévatelo a tu casa y desenvuélvelo. Enséñale tu lugar favorito para leer, comparte con él tu aperitivo favorito o enséñaselo a tus amigos. ¿Quién sabe? A lo mejor tenéis futuro“.

Fácil, ¿no? Es una gran idea que triunfa en bibliotecas y en librerías. Quienes desde hace ya tiempo lo vienen poniendo en práctica dicen que es un método fantástico para incitar a los más jóvenes a la lectura, porque les añade ese punto de misterio, de novedad y de incógnita tan atractivo que les hace acercarse al libro o a la estantería a por un libro.

También dicen que es una vía segura para recuperar lectores un poco hastiados de los procedimientos convencionales y motivarles a probar cosas nuevas. Incluso hay quien dice que algunos lectores se llegan a aficionar a las citas misteriosas con sus libros y después las promueven entre sus amigos, familiares y allegados con compras, intercambios y pequeñas sorpresas que añaden un aderezo personal e inequívoco a esos regalos y, por supuesto, a las lecturas…

Fuente: http://blogs.diariodenavarra.es/

Comments(2)

  • Anónimo
    abril 17, 2016, 11:14 pm  Responder

    Hola, quisiera saber como seria esto, en la Feria del libro, porque yo voy a ir con mis sobrinas que son adolescentes, y trabajo con adolescentes en una escuela. A algunos pocos les encanta leer, lamentablemente a muchos no.
    Como seria esto de los libros, te los venden con el envoltorio???? lastima que en la biblioteca de nuestro aula contamos con pocos libros, no me puedo dar el lujo de envolverlos para entusiasmarlos en el misterio de la lectura.
    Cuando este en la feria pasare por el stand a verlos, gracias por estimular la lectura!!!!!

    • Ariel
      abril 20, 2016, 1:23 am

      Hola! Gracias por tu comentario. No solo es una experiencia para comprar libros sino para llevar la idea y realizar en tu ciudad, escuela o biblioteca. En el stand de Loqueleo se va a lanzar la campaña durante la Feria del Libro. Muy pronto habrá más información! Saludos!

Leave a Comment

*

WhatsApp chat