Loading...

Libros en la radio. ¿Por qué y para qué?

Home / Actualidad / Libros en la radio. ¿Por qué y para qué?

A la hora de promocionar la literatura, cualquier medio es válido. En los últimos tiempos, los libros y los escritores se han hecho presentes en forma casi masiva en programas de radio, tanto especializados como en columnas en programas de interés general. Frente a este “fenómeno” entrevistamos a quienes son parte de esos programas para preguntarles: ¿por qué y para qué se habla de libros en la radio?

Leer, disfrutar, compartir la alegría que nos produce esa lectura que llegó a nuestras manos y nos enamoró. La mayoría de quienes leen y aman hacerlo, recomiendan con placer aquello que les gustó y desean que la mayor cantidad de gente posible acceda a esa historia que logró cautivarlos. Muchos lo hacen en forma particular, de boca a boca, pero otros han hecho de esta actividad una profesión y en algunos casos una misión de vida.

Las herramientas que se utilizan son variadas, pero en los últimos años se ve en la radio un auge de programas cuya temática es la literatura y varios de los programas de mayor audiencia en el dial han incorporado columnas literarias o de cultura, en las cuales hablar de libros es lo cotidiano.

¿Por qué y para qué hablar de libros y literatura en la radio?

Las razones por las cuales nuestros entrevistados hablan de libros y literatura en la radio son tan variadas y particulares como ellos mismos.

“Nosotros contamos lo que a nosotros nos pasa con la lectura, con la literatura, con los libros”, nos dice Gloria Claro de Tinkuy. “Tratamos de contagiar este gusto y el deseo de leer que tenemos nosotros, convertirnos en mediadores”. Y esto, lo de ser un nexo entre la literatura y los posibles lectores, es parte de lo que tienen en común los que han decidido usar la radio como medio para transmitir su amor por los libros.

Por su parte, la escritora Claudia Piñeiro, quien tiene una columna de cultura en el programa de la mañana de María O´Donell, afirma: “cuando leo un libro y me gusta, me encanta recomendarlo. Yo no haría jamás una columna que tenga que ver con las novedades editoriales, lo encaro más como una promoción, promover la lectura, no un determinado libro”.

Gloria completa la idea “nuestro proyecto no nació en la radio, sino buscando formas de encuentro, se llama Tinkuy que significa encuentro o encontrarse en quechua y el objetivo inicial del proyecto es ese: generar espacios de encuentro entre libros y lectores”.

¿Y por qué la radio y no otro medio?
“Me parece un medio valedero, que llega muchísimo”, nos dice Maridé Minor de Fábrica de cuentos, “podés hacer entrevistas, recomendar libros, traer escritores, ilustradores, editores”. Lo de la gran penetración de la radio nos lo confirma Claudia Piñeiro cuando nos cuenta que en sus viajes al interior del país se encuentra con los oyentes que le preguntan y comentan los temas tratados en su columna. “La radio tiene otros tiempos”, nos dice Claudia, “se puede escuchar más el mensaje. A mí me parece un medio muy interesante para esto. Además se da la charla. Si bien no estás hablando con la persona que está del otro lado, hay una sensación de que estamos charlando. No es lo mismo que hacer una reseña en un suplemento literario”.

Leandro Murciego, de Noche de Letras 2.0, destaca, además de la penetración de la radio, la posibilidad que dan las nuevas tecnologías para llegar a más oyentes. “Al hacer radio on-line, nos comenta, sólo el cuarenta por ciento de nuestros oyentes es argentino. A través de las retransmisiones llegamos a Costa Rica, que a su vez tiene mucho acceso en el resto de Centroamérica. Nos escuchan mucho en México, Estados Unidos. En un segundo escalón, están España, Venezuela, Colombia, Ecuador, y dos países que no habíamos contemplado: Nicaragua y Puerto Rico”.

Tanto el público de Noche de Letras, como de Tinkuy y Fábrica de cuentos, es variado, pero al ser programas especializados, los que más se acercan son personas que, de alguna manera, tienen una relación, más o menos profunda, con la literatura: escritores, bibliotecarios, editores, lectores, promotores literarios, maestros y profesores de letras se cuentan entre quienes están del otro lado.

En el caso del programa de María O´Donell, al ser un programa de interés general, el público es mucho más heterogéneo. “El de María es un programa, por el horario, tipo magazine, la gente lo escucha por variados motivos” dice Claudia, “y aparece alguien hablando de libros, como aparece alguien hablando de deportes, o de economía. Entonces tratamos de buscar un tema que tenga algún gancho para el oyente que no necesariamente está buscando un programa de libros. Y la repercusión es extraordinaria llaman muchísimo por cosas que proponemos o que hablamos”.

Creatividad al servicio de la literatura

Buscando darle una vuelta de tuerca al tema, en Noche de Letras 2.0, Leandro Murciego no habla de libros, sino de procesos y caminos. “Nuestra intención no es hablar del libro, sino del proceso del libro”, aclara. “La idea del programa es esa, que el autor nos cuente cómo lo hizo, qué fue sintiendo, cómo lo fue viviendo. Buscamos que, en el medio de ese proceso y en la medida que vayamos conociendo al escritor y teniendo un inicio de empatía con él, nos cuente o nos lea algo más de su novela. Lo que intentamos es mostrar el otro lado. Por lo general cuando hablamos de literatura hablamos solamente de libros, y el libro es sólo un punto, un momento en la vida del escritor”. En esta búsqueda de mostrar actores literarios, por Noche de Letras pasó la escritora María Marta Guitar, quien, en su afán de promoción, armó una obra sobre Alfonsina Storni utilizando sólo textos de la poetisa, armando una trama literaria y teatral, donde con la hilación solamente de los poemas contó el proceso biográfico de Alfonsina, sin sumar una letra más. Contó el proceso biográfico y determinados momentos históricos en los que estaba viviendo Alfonsina. “Este es un trabajo muy interesante del escritor, destaca Leandro, aunque casi no tiene intervención y lucimiento propio, es un proceso que me pareció interesante mostrar”.

También en la búsqueda de nuevas propuestas, en Fábrica de cuentos se dan el lujo de plantearse desafíos que a simple vista parecen imposibles. Desde el año pasado tienen una columna, a cargo de Claudia Cadenazo, dedicada completamente al libro álbum: un producto puramente visual, contado a través de un medio que es sólo palabras.

Por su parte, Tinkuy desarrolló un juego de cartas muy divertido, que da pie para charlas literarias interrogando a sus jugadores sobre el recorrido lector de cada uno para encontrarse con la lectura de una manera diferente: el Ping Pong literario. Este juego nació a partir de una selección de consignas planteadas a lo largo del programa a los distintos entrevistados que pasaron por él. “Cuando íbamos a entrevistar para la radio además hacíamos el ping pong literario esto enriqueció este universo de encontrarse con la lectura, con la persona que está del otro lado” destaca Ariel Marcel, miembro del equipo de Tinkuy. “Ese ping pong era para conocer el lado lector de los autores. Eran preguntas que compartimos en el programa pero que no tenían que ver con su escritura, sino con cosas que tiene que ver con la intimidad de cualquiera como lector. Nos permite conocer otra faceta del autor”, concluye Gloria.

Autora: Soledad Hessel para Tren Insomne
Fuente: http://www.treninsomne.com.ar/libros-radio.html

Comments(0)

Leave a Comment

*

WhatsApp chat