menu Menú
Mujercitas, la película
Una historia que nos sigue interpelando y nos invita a disfrutar de este clásico
Por Gloria Claro Daniela Azulay Publicado en Películas LIJ 0 Comentarios 3 min lectura
Anterior María Elena Walsh Siguiente

Es maravilloso ver la película de un libro que leíste quichicientas veces y que igualmente te conmueve y disfrutás más allá de saber lo que va a pasar.

Los giros que incluye Greta Gerwig, la directora de la última versión cinematográfica, son certeros y atinados. ¿El resultado? Una película hermosa, muy orgánica. ¿El desafío? Descubrir algunos cambios sutiles que le da a la historia escrita.

Es muy interesante la lectura que refleja la película. Y lo precursora que fue Louisa May Alcott con su obra, publicada en 1868. Sus protagonistas son mujeres que rompen (o intentan romper) los mandatos sociales, se animan a ir contracorriente y ser artífices de su propia vida.

Greta crea una trama que sostiene el clima original con una mirada sensible y reflexiva sobre la vida, las mujeres, los vínculos, el crecimiento, el amor y los sueños. «Sólo porque mis sueños son diferentes a los tuyos no puedes restarles importancia».

Mujercitas es una historia íntima que muestra a las hermanas March y la vida de ese período histórico en EE.UU. Pero no sólo eso. Alcott se inspira y se basa en su propia historia para crear esta novela en la que los personajes femeninos, con mucho carácter, cuestionan las costumbres de la época. “Dígale a su amiga que la próxima vez la historia sea más corta y picante. Y si la protagonista es una jovencita, que se asegure de que al final se case. O muera. Cualquiera de las dos opciones”.

El paso del tiempo, la escritura, el compartir en familia, la hermandad y la amistad toman también gran protagonismo. Los escenarios y la fotografía conmueven. Es clave la dirección y las actuaciones, que transmiten la química de los vínculos entre los personajes. Los 135 minutos que dura la proyección pasan volando y no querés que termine este nuevo relato de una historia que no envejece.

“El libro ha quedado envuelto en una moralidad de postal navideña, pero bajo la superficie hay otras cosas. Cuando volví a leerlo de adulta, me di cuenta de lo espinoso, extraño y revolucionario que resultaba”, dijo Gerwig en una entrevista que le realizó el diario El País. “Jo quería ser escritora, como yo. Y tenía mal carácter, como yo. No sé si ya me parecía a ella y por eso me gustó tanto, o si me esforcé en parecerme a ella hasta que lo logré”.

La directora hace también una nueva lectura de Amy: “Es significativo que, durante 150 años, no nos haya gustado esa chica, que es la que dice más claramente lo que quiere y la que más se esfuerza en conseguirlo. Tal vez sea un símbolo de progreso que hayamos cambiado de opinión”.

En definitiva: Mujercitas es una historia que nos sigue interpelando y nos invita a disfrutar de este clásico que, 150 años después de su publicación, continúa despertando nuevas lecturas.

Calificación: 5 tinkuyanos

Louisa May Alcott mujercitas película


Anterior Siguiente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cancelar Publicar el comentario

keyboard_arrow_up